Tiéndete aquí, desnuda, en este lecho de palabras.

Embriágate de cantos y de odas.

Desnuda no temas a la noche.